Blog | Foro


1967: la historia

Dicen que la venganza es un plato que se sirve frío, y habría que añadir que, además, se presenta en tempo lento y con letra de amor. Bueno, amor, amor, lo que se dice amor… Resulta que Los Brincos (ya sin Juan Pardo y Júnior) quisieron recuperar el terreno cedido a Los Bravos el año anterior. Y vaya si lo consiguieron. El verano del 67 tiene en España nombre de mujer: Lola, sustantivo castizo donde los haya, que supo hacerse con la gloria canicular del guateque, a pesar de la enorme competencia contra la tuvo que luchar. Para ese año, la canción del verano era ya un título oficial codiciado y la cosecha de candidatos fue espectacular. Además de con Los Bravos, Los Brincos tuvieron que jugarse la copa del estío con clásicos del género como Cállate, niña (Pic-Nic, Jeannette incluida), La caza (Juan y Júnior, cría cuervos…), Rosas en el mar (Massiel versus Aute), Romeo y Julieta (Karina), Cuando salí de Cuba (Luis Aguilé; por cierto ¿estuvo alguna vez en la isla?), Pulpa de Tamarindo (Los Tres Sudamericanos) o Salud, dinero y amor (Los Stop). Por otro lado, con Lola se iniciaría una saga dentro del pop-rock internacional dedicada a las Dolores de turno y que tuvo su primera entrega tres años después con los Kinks (vale, que el de los Kinks era un travesti, pero se llamaba Lola también).

Lo cierto es que Los Brincos, años mejores años peores, fueron unos de los reyes indiscutibles de la movida yeyé. Diseñados para la gloria desde un principio, la representante Marini Callejo trabajó denodadamente por edificar su imagen de Beatles hispanos: el nombre empezaba con b y tenía siete letras (B-e-a-t-l-e-s, B-r-i-n-c-o-s), también eran cuatro jóvenes con los mismos instrumentos (dos guitarras, bajo y batería) y, aunque tenían apellidos como casi todo mortal de Occidente, preferían que se les llamase por el nombre (Paul, Ringo, John, George, Juan, Júnior, Fernando, Manuel). Y todo esto sin entrar en detalles como el peinado o la vestimenta. A pesar de la estampida de Juan y Júnior a finales de 1966 , sustituidos por dos hermanos de este último, el grupo supo reponerse momentáneamente al golpe con éxitos como El pasaporte o el propio Lola y se mantuvo algunos años más en el candelero hasta su definitiva desaparición en 1971.

En cuanto a la canción. Ya manifesté anteriormente mis dudas sobre la integridad del amor que allí se expresa. Y ahora sostengo que el tema, más que de amor, es de presunto cariño o ligue barato, muy propio de la canción del verano, por cierto. ¿Y en qué baso esta arriesgada aseveración? Fácil. Vayamos al octavo verso, donde el chaval, para consolar a la chica, le lanza eso de “tú eres la única Lola”. ¿Tú eres la ÚNICA Lola? ¿Eso tranquiliza? ¿Cuántas Lolas más tenía que haber? ¿Por qué no dice nada de Cármenes, Lidias, Evas, Saros o Josefas? ¿Por qué no le confiesa simplemente que es la única mujer de su vida? No, eso sería demasiado, la pobre muchacha es sólo la única Lola, con lo que el abanico de posibilidades de flirteo queda abierto al resto de la onomástica femenina. Un truco fácil, pero parece que efectivo. Del almendruco, vaya. Pero hay que reconocer que también ella tenía ganas de complicarse la vida, llorando por la exclusividad de un romance cuando el mundo se encontraba ya inmerso en la era de Acuario, a las puertas de Mayo del 68, y abocado hacia el amor libre y todo eso.

Y es que la canción del verano es una caja de sorpresas, un vivo sin vivir en mí que arrebata, marea y desconcierta por igual. Se puede salir de Cuba sin haber estado nunca allí, se puede reducir la existencia humana a la salud, el dinero y el amor (y olvidarse, por ejemplo, del fútbol o Gran Hermano), se puede uno hartar de tamarindos sin tener que recurrir a la Salvacolina, se puede nadar entre rosas en el mar (rodeado de abejas con gafas y tubos, supongo)… y se puede enamorar locamente a una mujer diciéndole a las claras que, tranquila, que no te engaño con ninguna otra… Lola. Queda muy flamenco, cierto, y además siempre puede uno decir que iba borracho con tanto sorbito de champagne.

  1.  
    1 julio, 2007 | 1:58 pm
     

    […] 1967: Lola – Los Brincos […]

Lo siento. Los comentarios están cerrados.