Blog | Foro


1972: la historia

Cuatro temporadas de éxitos continuados llevaba ya a sus espaldas Fórmula V cuando lanzó al mercado este himno del empleado o estudiante enamorado y feliz. Eran otros tiempos, desde luego: en lo que a trabajo se refiere, el despido libre y las huelgas eran sólo cuentos para asustar a los niños, los contratos basura y las ETT sonaban a extraterrestre, el movimiento obrero yacía bajo la losa del Sindicato Vertical, el paro rondaba el 1% de la población activa y el salario mínimo estaba en torno a las 8.000 pesetas. Los jóvenes estudiantes, por su parte, vestían vaqueros-pata-de-campana de marca por sólo 1.500 pesetas, se ponían ciegos de cerveza por 8 pesetas el biberón, comenzaban a introducir en el vocabulario neologismos como cubata, bocata, demasié o mola y su enfrentamiento con la dictadura, especialmente en el terreno universitario, era ya abierto. Pero, entonces como ahora, las vacaciones de verano eran lo más. Un oasis paradisíaco en el centro de una cotidianidad gris regida por horarios, tareas, órdenes y algún que otro disgusto.

En aquel año, la competencia por hacerse con el cetro veraniego de la canción fue especialmente dura. Los candidatos atacaban desde todos los frentes: flamenco, rumba, pop, rock, melódica, autor, boleros… junto a la movida discotequera USA, que desde hacía unos años había comenzado a despuntar y ya era un rival a tomar en cuenta, aunque su boom definitivo no llegaría hasta la segunda mitad de la década. Todos lanzaban prácticamente el mismo mensaje: “Pum cata pum pum pum, cómo nos gusta el verano, pum cata pum pum pum, pa levantarnos temprano” (Taka taka-ta – Paco Paco); “Oh, soley, soley, sole ley, soley, soley, sole ley, soley, soley” (Soley, soley – Aquarius); “A lo loco, a lo loco, hay que ver cómo vive fulano, a lo loco, a lo loco, cómo tira el dinero mengano” (A lo loco – Los Albas)…, por rememorar sólo algunas de aquellas perlas. Pero había más lentejitas en el potaje comercial: Palomita de maíz (Los Pekenikes), Oh oh July (Los Diablos), Fresa salvaje (Camilo Sesto), Harmony (Conexión), Ven sin temor (Bruno Lomas), Libre (Nino Bravo), Dos cruces (José Feliciano), Ve con él (Basilio), Horóscopo (Furia), Simplemente María (Jairo) o Bailen mi rumbita (Los Amaya). Del extranjero llegaron Clair (Gilbert O’Sullivan), el tema central de El Padrino (Al Martino), Si yo fuera rico (Topol), Beautiful sunday (Daniel Boone, tras su regreso del Oeste), Without you (Harry Nilsson) y Nunca llueve al sur de California (Albert Hammond), entre otros.

Muchos en disputa desde luego, quizá demasiados. Pero sólo había un trono, y ese año fue para Fórmula V. El grupo había sido descubierto bien entrados los sesenta por Marini Callejo -una mujer que se lo comió prácticamente todo en el terreno de la representación artística de esa era, y que ya había obtenido unos sabrosos dividendos con grupos como Los Brincos, por ejemplo- e inicia su andadura en 1968, como recambio de la generación marcada por gente como Los Ángeles, los propios Brincos, Los Bravos o Los Canarios. Se buscaba algo más light, menos sonido anglosajón, menos traducciones horrendas y, por qué no decirlo también, un cierto aire de pachanga. Y a ese empeño dedicaron todos sus esfuerzos Francisco de Asís, Paco (voz solista), Joaquín de la Peña, Kino (guitarra), Amador Flores, Chefo (órgano), Mariano Sanz (bajo) y Antonio Sevilla (batería). Ese mismo año, y tras un sencillo que no pasará a la historia, sorprenden a propios y extraños con La playa, el sol, el mar, el cielo y tú, auténtico manifiesto canciónveranista que les abriría las puertas del éxito y definiría claramente las líneas maestras de la edad dorada del género. A finales de 1968 llega Tengo tu amor, y así sin parar: Cuéntame, Busca un amor, Cenicienta, Ahora sé que me quieres, Dos caminos, Eva María o La fiesta de Blas… hasta 1975, año en que deciden separarse. Al igual que Los Diablos, Fórmula V ha vuelto a aparecer en distintas ocasiones, hasta unirse a su contrincante de siempre en Fórmula Diablos a mediados de los noventa.

  1.  
    3 julio, 2007 | 5:38 pm
     

    […] 1972: Vacaciones de verano – Fórmula V […]

Lo siento. Los comentarios están cerrados.