Blog | Foro


Mi abuela

Wilfred y la Ganga – Mi abuela

Bendición abuela
– Que, que Dios me lo bendiga

-Mi abuela, mi abuela, mi abuela
-Y en diez para New York
-Deja que te cuente para que tú veas
No voy a hablar de trabajo ni tampoco de la escuela
Aunque eso está muy bien, y eso lo sé yo
Quiero que sepas tú lo mío pa que veas que es mas peor
Yo llegué de Nueva York a principios de verano
Y quería quedarme en casa de mi hermano
Y me dijo brother, aquí tú no te quedes
Y me llevo con primo Pepe pa casa de mi abuela
Ay que dolor, pobres vacaciones
Lo que me hizo mi hermano, que clase de pantalones.
Enseguida mi abuela me cayó encima
Pa que le limpiara el patio y le pintara la cocina.
Yo le dije: doña, yo vengo a descansar
Y ella me dijo: No, mi hijito aquí usted viene a trabajar.
– De verdad que tú eres vago no sé por que te quejas
Te me afeitas esa barba y te me cortas la melena.
– Ay, abuela, la barba me la afeito pero no cortarme el pelo, mejor me quedo muerto
le expliqué que esta de moda dejarse la melena y ella dijo que se chave, que así pareces una nena.
Como no me recorte, espero a que me durmiera y me dejó coquipelado con una jet tijera.
Que vaina, que chavienda, que dirán mis paras cuando me vean?
Otro día pal almuerzo me dijo mi abuela que me iba a cocinar lo que yo quisiera
Entonces le pedí una comida bien buena: un hamburger y un hot dog, lo que como todos los días.
-No, no, no señor, yo no cocino porquerías, aquí se come vianda y arroz con habichuelas
Mi abuela, mi abuela, mi abuela.
-Aquí se come vianda, aquí se come vianda.
Pasaron unos días, conocí a su vecina y tenía una hija que estaba bien buena.
Ahora es, me dije yo, y le empecé a rapear sin que mi abuela lo supiera
Pero ella se enteró y me dio un sermón: A esa nena la respetas
Yo le dije:
abuela, tú te estas entrometiendo y me metió una bofetada que todavía me está doliendo.
Que vaina, no se puede, que dirán mis paras cuando se enteren?
Que otro día por la noche yo quería salir y ella dició que no,
Que estas son horas de dormir.
Y así me la pasé en pleno jueves, todo el mundo parisiando y yo acostado desde las nueve.
Pasaron otros días que no me fastidio porque la caja de los dientes se le perdió
Y aunque ella regañarme parece que quería de todo lo que hablaba na se le entendía.
Entonces pude descansar pero ya las vacaciones se me iban a acabar
Y como ya no encontraba que mas inventar fingí que un dolor me quería matar
A ver si así me hospitalizaban y entonces, fácil, de allí yo me escapaba
Pero se me viró la tortilla porque ella me empezó a dar una medicina
Y me obligó a estar en la cama acostado hasta que ella pensara que me había recuperado
Mi abuela, mi abuela, mi abuela, arroz con habichuelas.
Y así mismo un problema que a rato yo tenía: siete a la semana, si era uno todos los días
Pero encontré la solución a todos mis problemas y es que tengo que aceptar que soy el nieto de mi abuela
Total despues de tanto protestar cuando llegué a Nueva York me puse yo a pensar
Que ella no es lo que parece,
ella es bien buena y todo lo que hace es por ponerme la vergüenza
Pero me recordaba yo de todos los regaños que ella a mí me dió
Y de cada vez que yo hubiera querido beber ron y me tena que preltar un tesecito de limon.
Mi madre no sabía como yo lo haba pasado, se creía que todo yo me lo había gozado
Y se atrevió a preguntar cundo volvía pa allá
Y yo le dije: mira, como dentro de treinta años más.
Yo no sé si es que mi abuela tiene mucha resistencia
O yo no puedo soportarla porque no tengo paciencia
Mi abuela, mi abuela…

Lo siento. Los comentarios están cerrados.