Blog | Foro


¡Qué pena!

PALMERA – ¡QUÉ PENA!

que-pena-palmera


(1982)

Nos conocimos la otra noche en un bar,
y ni siquiera pude imaginar que a la mañana
siguiente no descansaría hasta encontrar su
número en la guía.
Llamé sin pausa pero no pude hablar,
me fui a su barrio y la empecé a buscar,
y mediada la noche logré localizarla,
ya casi entraba por la puerta de su casa.

Le hice una seña y no me vio.
Grité su nombre y no me oyó.
¡Qué pena!
Es el destino que se burla de mí.

Al día siguiente me enteré de su plan,
por ahí lugares que iba a visitar,
pensé en raptarla, llevármela conmigo
y separarla de todos sus amigos.
Un par de tragos para entrar en calor,
y otro par más me dieron el valor
para acercarme a su mesa
y a ella dirigirme, y no encontrar
ni una palabra que decirle.

Le hice una seña y no me vió.
Grité su nombre y no me oyó.
¡Qué pena!
Es el destino que se burla de mí.

Nos conocimos una noche en un bar,
y ni siquiera pude imaginar que a la mañana
siguiente no descansaría hasta encontrar su
número en la guía.
Un par de tragos para entrar en calor,
y otro par más me dieron el valor
para acercarme a su mesa
y a ella dirigirme, y no encontrar
ni una palabra que decirle.

Le hice una seña y no me vio.
Grité su nombre y no me oyó.
¡Qué pena!
Es el destino que se burla de mí.

Lo siento. Los comentarios están cerrados.